PAPDA

Plateforme Haïtienne de Plaidoyer pour un Développement Alternatif

   


Home - Souveraineté alimentaire - Mobilisation

ARRIBA AFRICA ! ¡ARRIBA LA JUSTICIA CLIMÁTICA !

Posté le 14 juin 2011 par

Del 24-al 26 de mayo de 2011, representantes de los sindicatos de África, los agricultores, las mujeres y los grupos religiosos, así como las principales organizaciones no gubernamentales africanas y las redes relacionadas con la crisis del cambio climático se reunieron en Johannesburgo, África del Sur para discutir estrategias compartidas para frente a esta crisis y sus causas.

Bajo el patrocinio conjunto de la Red de Comercio de África (Africa Trade Network -ATN), la Confederación Internacional Sindical de África (International Trade Union Confederation-Africa CSI-África) y la Alianza Pan Africana de Justicia Climática (Pan African Climate Justice Alliance- PACJA), la reunión deliberó sobre las amenazas que plantea el cambio climático a los pueblos de África y al mundo, así como la falta de acción permanentes de los gobiernos frente a estas amenazas. La reunión llegó a una comprensión compartida y aprobó las conclusiones siguientes.

Este año y los próximos son críticos para la supervivencia de la humanidad en la Tierra, y para nuestra capacidad de vivir en condiciones que satisfagan nuestras necesidades materiales, espirituales y culturales y nuestras aspiraciones. Cada vez queda menos tiempo para tomar las medidas necesarias para evitar los efectos más catastróficos del cambio climático, de manera que sea consistente con las necesidades de desarrollo de la inmensa mayoría de las personas que viven en la pobreza y en las privaciones.

Para África y sus pueblos la reuniones gubernamentales, en particular la Conferencia de las Naciones Unidas de este año sobre el Cambio Climático en Durban debe poner fin a años de vacilaciones inaceptables, y cumplir con sus obligaciones morales, históricas y jurídicas y con los compromisos para la acción sobre el cambio climático, de conformidad con los requisitos de la ciencia y los principios de equidad.

Al igual que las otras crisis importantes que asolan al mundo, la crisis del cambio climático, surgen principalmente de las políticas y prácticas de los países industriales avanzados durante un largo período de tiempo, y de los sistemas relacionados con la producción y el consumo y por lo cual las necesidades de la gran mayoría de la gente han sido sacrificadas para la comodidad de una pequeña elite. Los pueblos de África y otros países en desarrollo tienen poca responsabilidad por el cambio climático y otras crisis, sin embargo, están sufriendo sus peores efectos, y carecen de los medios para combatirlos.

CAMBIO CLIMÁTICO : DESAFÍOS Y AMENAZAS PARA ÁFRICA

África se encuentra en la primera línea del cambio climático. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, por la masa terrestre y otras características geofísicas de África se calentará una vez y media más que el promedio mundial.

Las consecuencias del calentamiento global es probable que sean más graves en África. De hecho, la Organización Meteorológica Mundial ha reafirmado recientemente que los países africanos ya están sufriendo mayores niveles de calentamiento y los efectos en términos de sequía y otros fenómenos meteorológicos extremos. Los fenómenos climáticos extremos ya están alterando la agricultura y otros sistemas de subsistencia de África, que son más dependientes de los ciclos naturales. Estos efectos se agravarán a menos que con el tiempo se revierta el calentamiento global. Sin embargo, los impactos del cambio climático, así como la capacidad de los países africanos para hacerle frente, se complican aún más por la esencial dependencia exportadora de las estructuras económicas de los productos primarios heredadas del colonialismo y perpetuado desde entonces. Esto se ha traducido en un descuido de las necesidades económicas y sociales de la mayoría rural y agrícola, limitado el desarrollo interno de la industria nacional y regional, y, sobre todo, de la debilidad extrema en el conjunto de las capacidades productivas. La transformación de estas estructuras es esencial para una respuesta definitiva de África para enfrentar el desafío del cambio climático. Esta transformación incluye la construcción de sistemas de agricultura más flexibles y centrado en las personas, la industrialización y la creación de trabajo decente ; frente a los medios de subsistencia inmediata y sistémica y las necesidades sociales y a los desafíos de genero, de la conservación y el uso de los recursos naturales para las necesidades locales, nacionales y regionales, y otras medidas - todos en el contexto de una transición justa a sistemas y métodos de producción y consumo que sean compatibles con las necesidades del planeta, así como con las sociedades que pongan las necesidades de las personas por encima de la estrecha defensa de lucro.

RESPUESTA CIENTÍFICA Y DE EQUIDAD DE BASE

Un régimen internacional sobre cambio climático que apoye estas necesidades y circunstancias de África requiere no sólo una meta térmica global que resguarde a los africanos y a otras comunidades vulnerables, que proteja los ecosistemas y la producción de alimentos, y promueva el desarrollo sostenible. Se requiere un límite equivalente a las emisiones globales. Se requiere una distribución equitativa del espacio atmosférico de la Tierra a través de la reducción ambiciosa de las emisiones de los países desarrollados. Y requiere la transferencia adecuada de las finanzas, la tecnología y la capacidad hacia África y a otros países en desarrollo para permitir la adaptación al aumento de las temperaturas y la aplicación de las medidas de mitigación. Se requiere, en suma, un conjunto de medidas que "se sumen" para frenar el calentamiento, proporcionen un espacio y un apoyo para el desarrollo sostenible de todos los países y pueblos, y garanticen el efectivo cumplimiento de los compromisos. Los fundamentos y los elementos esenciales de este régimen ya existen en la Convención sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas y en el Protocolo de Kioto y en las decisiones de su aplicación. En la Conferencia de Bali sobre el Cambio Climático en 2007, los gobiernos acordaron renovar sus esfuerzos en el marco del Protocolo de Kyoto, para implementar y fortalecer este sistema a través de una segunda fase de los compromisos de mitigación jurídicamente vinculantes para los países desarrollados, así como a través de un proceso global para poner en práctica sus compromisos en virtud de la Convención relativas a la mitigación, adaptación, financiación y transferencia de tecnología, en consonancia con una visión compartida y una meta de la temperatura.

RIESGOS DE UNA RESPUESTA INADECUADA

Sin embargo, en lugar de trabajar hacia la realización efectiva de dicho régimen, los países industrializados avanzados, que son históricamente responsables de la crisis del clima, se han embarcado en su destrucción. En lugar de honrar sus obligaciones, estos países están ahora tratando de imponer un sistema voluntario de "compromiso y revisión" en el que sólo los países toman acciones que sean coherentes con sus propias circunstancias nacionales y recetas, en lugar de responder a los requisitos científicos y a los principios de equidad. Esto permitirá a los países desarrollados escapar de sus responsabilidades históricas, morales y legales, y sólo proporciona un apoyo simbólico a los países en desarrollo para afrontar los retos del cambio climático, dejando a los países en desarrollo con la carga mayor. Este intento, que va en contra de toda la historia de entendimientos y esfuerzos globales para hacer frente al cambio climático sobre la base de "responsabilidades comunes pero diferenciadas", ganó fama con el Acuerdo de Copenhague, un acuerdo extrajudicial cocinado por un pequeño grupo de países fuera de las prácticas y principios normales de las Naciones Unidas en las reuniones del clima en Copenhague en 2009. Aunque enérgicamente impugnado durante todo el año siguiente, fue incorporado en las decisiones adoptadas en diciembre de Cancún 2010. Si se instrumentara la agenda de un régimen climático fundado en las promesas tendrá graves consecuencias.

Un reciente informe de la ONU concluye que bajo las actuales promesas, el mundo corre el riesgo del calentamiento global de entre 2,5 a 5 °C antes de finales de este siglo, y con niveles mucho más altos en África. Muchos científicos y los gobiernos de más de 100 países creen que el límite de seguridad está por debajo de 1 o 1,5 °C. El calentamiento a niveles superiores amenaza a cientos de millones de personas a condiciones inhumanas y graves violaciones de los derechos humanos, y los riesgos de desestabilización del sistema climático de la Tierra.

LAS DEMANDAS DE DURBAN

La erosión gradual de la ciencia, de la equidad, y de un régimen en pro del desarrollo fundado en un régimen de cambio climático a fin de promover los estrechos intereses económicos de una pequeña élite de los países industrializados no se puede permitir que se siga avanzando en Durban. Por el contrario, debe ser revertido en función de los intereses de los pueblos de África, de la mayoría de los pobres del mundo, de los marginados y vulnerables, y de toda la humanidad. Con este fin, las negociaciones sobre cambio climático deben cumplir con lo siguiente :

• Como parte de la visión compartida, la llamada de más de 100 países y muchos grupos de la sociedad civil y los movimientos de calentamiento de que se mantenga muy por debajo de 1 o 1,5 ° C debe actuarse en consecuencia ; los países desarrollados deben establecer el tope a sus emisiones nacionales en el menor tiempo posible y convertirse a carbono neutral antes de 2050, los países en desarrollo deben tener acceso equitativo al espacio atmosférico mundial

• El principio de una transición justa adoptada en Cancún como parte de la visión compartida debe ser fortalecida y e instrumentalizada, entre otras cosas, mediante la adopción de medidas concretas en todos los elementos fundamentales del régimen internacional sobre cambio climático que apoye la transformación estructural económica en África y garantizar una respuesta global socialmente justo y equitativo al cambio climático. En este sentido, apoyamos la convocatoria a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se le mandate para supervisar la puesta en marcha de una transición justa e informar sobre los progresos realizados en todas las Conferencias de las Partes.

• Los países desarrollados deben reducir a la mitad sus emisiones para el año 2017 a través de todas las medidas internas disponibles. Estos deben llevarse a cabo de conformidad con su obligación jurídicamente vinculante de adoptar un segundo período de compromiso a partir de 2013 en el marco del Protocolo de Kyoto. Los Estados Unidos, que han estado fuera del Protocolo de Kyoto, deben adoptar los esfuerzos "comparables" en escala, forma jurídica y el cumplimiento de la Convención. Los países desarrollados deben cerrar todas las lagunas contables relativas a los mecanismos de mercado, uso de la tierra, derechos de emisión excedentes y el transporte marítimo y la aviación, que amenazan con socavar su contribución mediante la demostración de las reducciones "en el papel", sin hacerlo en la práctica.

• Los países en desarrollo deberían emprender ambiciosas acciones de mitigación apropiadas a nivel nacional en la medida en que están habilitados y con el apoyo financiero, la tecnología y la capacitación, como legal han requerido de los países desarrollados. La supervisión y revisión de las acciones de mitigación de los países en desarrollo deben reflejar sus responsabilidades y capacidades y así ser mucho menos onerosos que para los países desarrollados.

• Los mecanismos de mercado de carbono existentes en el Protocolo de Kyoto, así como las propuestas para crear nuevos mecanismos de mercado de carbono en el marco del Convenio, tanto en general como en relación con la gestión de los bosques (REDD) deben ser suprimidos, y en última instancia eliminar la utilización de mecanismos de mercado. Los recursos financieros en el marco del Convenio deberán proceder de fuentes públicas y no debe ser un medio por el cual los países desarrollados desplacen la carga de aplicar medidas de mitigación hacia los países en desarrollo, tratando de apropiarse de una proporción aún mayor del restante y limitado espacio atmosférico terrestre.

• El cambio climático presenta una amenaza fundamental para la agricultura en África y en otros lugares. Los países desarrollados no se deben permitir la desviación de la atención sobre las reducciones de emisiones en su propio sector agrícola altamente industrializado, subvencionado y contaminante hacia la mitigación en los países en desarrollo. Los esfuerzos para vincular el carbono del suelo a los mercados de carbono no debe permitirse, ya que amenazan con transferir los derechos sobre la tierra de los agricultores más pobres en los países en desarrollo a las más ricas instituciones financieras y a la mayoría de las empresas contaminantes en los países desarrollados, para permitirles que estos países puedan seguir emitiendo la contaminación climática que amenaza la seguridad alimentaria en África. Hacer frente al cambio climático y a la agricultura en los países en desarrollo deben enfatizar la seguridad y soberanía alimentaria, los derechos de los agricultores y a los medios de vida rurales, y centrarse en la adaptación, las finanzas públicas y la transferencia de tecnologías apropiadas.

• El efecto de las medidas de respuesta adoptadas por los países desarrollados debe ser evaluado por sus consecuencias económicas, sociales y ambientales en todos los países en desarrollo. Las medidas climáticas no debe ser utilizadas como un medio de discriminación comercial arbitraria o injustificable. Los efectos indirectos de las políticas de los países desarrollados deben ser reducidos al mínimo y totalmente compensados, al mismo tiempo hacer frente a otros retos fundamentales en materia de una transición justa, la eliminación de la pobreza y el desarrollo sostenible.

• La adaptación es una prioridad central para África y para todos los países en desarrollo. La gente de África - incluidos los trabajadores, campesinos, mujeres, pueblos indígenas y otros grupos afectados - deben ser plenamente compensados por los efectos adversos del cambio climático, por los costos de los impactos evitables siempre que sea posible, y por la pérdida de oportunidades para el desarrollo. Los mecanismos para hacer frente a los daños y perjuicios deben abordar los efectos adversos a la agricultura y otros sectores en África. Los países desarrollados deben pagar sus deudas de adaptación, mientras que "adaptan" su propio estilo de vida para reducir la contaminación y minimizar los impactos del clima futuro en África. Debe haber un Comité de Adaptación que apoye plenamente, y que responda a las necesidades de africanos y de otros países en desarrollo.

• El mecanismo de la tecnología establecido en Cancún, incluyendo un comité ejecutivo, los centros y la red, debe ser forjado en una constelación de instituciones efectivas, incluyendo centros tecnológicos en cada país, con información clara y rendición de cuentas a las Partes en la Convención. Las patentes y otros derechos de propiedad intelectual que impiden la transferencia de tecnologías de adaptación accesibles, asequibles, y amigables a los países en desarrollo deben ser removidos, y mejorar las capacidades nacionales y las tecnologías en los países en desarrollo.

• Los países desarrollados deben proporcionar recursos financieros para hacer frente a sus deudas climáticas y cumplir los compromisos contraídos en virtud de la Convención. Los $ 30 mil millones prometidos como "arranque rápido" financiero no se ha convertido ni en nueva ayuda al desarrollo, ni en nuevos recursos adicionales,, sino que en gran medida los han re-empaquetados como asistencia oficial de desarrollo. Los $ 100 mil millones prometidos que ofrecen movilizar en un inicio, pero como un último nivel de financiación para 2020 es arbitraria, inadecuada e incompatible con las prescripciones de la Convención. Por lo tanto, apoymos la petición del Grupo Africano en Copenhague para la financiación inmediata de $ 150 mil millones de dólares en Derechos Especiales de Giro, $ 400 mil millones en financiación a corto plazo, y el 5% del PIB de los países del Anexo I como financiación a largo plazo. Además, es necesario establecer mecanismos para evaluar la escala necesaria de las finanzas, proveer claridad sobre las fuentes de los fondos ; evaluar las "fuentes innovadoras" sobre su incidencia en los países en desarrollo, y el Fondo Verde Climático y el Comité Permanente establecidos en Cancún debe ponerse en práctica plenamente. El papel del Banco Mundial como administrador provisional de la Climático Fondo Verde debe ser en sentido estricto, y no debe tener otro papel en la arquitectura financiera de la Convención.

• Por último, el sistema de reducción de emisiones vinculantes para los países desarrollados deben continuar y ampliarse. A los Estados Unidos y a otros países ricos no se les debe permitir el reemplazar el consenso científico, el sistema basado en equidad y normas negociadas en el marco del Protocolo de Kyoto, por un débil sistema de promesas nacionales que ni fueron negociadas, ni son vinculantes en el derecho internacional y ni están sujetas a una supervisión estricta ni al cumplimiento.

Para permitir a lo anterior, los gobiernos africanos deben fortalecer sus posiciones y su acción colectiva. En particular, el gobierno de Sudáfrica debe apoyar los intereses de todos los 53 Estados africanos y de sus pueblos ; garantizar que el proceso de Durban se adhiera rigurosamente a las prácticas y principios de las Naciones Unidas (incluido el consenso), evitar los procesos antidemocráticos y poco transparentes de Copenhague y Cancún, y garantizar la participación efectiva de la sociedad civil. Todas las instituciones de África - en particular la Unión Africana y la Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno sobre el Cambio Climático (CAHOSCC) - debe respetar la soberanía de todos los países africanos en la formulación y negociación de las políticas climáticas. La política climática de África debe seguir siendo "de abajo hacia arriba" para asegurar que nuestros Jefes de Estado sean informados por su gente y por los expertos y no sólo por un pequeño grupo de técnicos que no son directamente supervisados por el pueblo.

NUESTRO COMPROMISO CON LA SOLIDARIDAD Y LA LUCHA MUNDIAL DE LA SOCIEDAD CIVIL

Como organizaciones de la sociedad civil, nos comprometemos a una lucha constante para la realización de estas demandas, y un llamamiento a otras organizaciones y grupos de ciudadanos en toda África a unirse a nosotros en este esfuerzo. Expresamos nuestra solidaridad con el movimiento global y los esfuerzos por la causa de la justicia climática, y con el espíritu y el compromiso con la justicia climática expresada en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra en Cochabamba, Bolivia. Al acercarnos a Durban, pedimos el apoyo de otros movimientos de la sociedad civil global como parte de una plataforma común para la solidaridad y la acción con el fin de garantizar que la Conferencia Climática de Durban sea el punto de inflexión hacia la justicia climática - un importante escalón en el camino hacia la estabilización del sistema climático, asegurar una transición justa y la garantía de un futuro en el que los derechos y aspiraciones de todos los pueblos pueden ser observados.

Firmado por :

Red de Comercio de África (NTA)

Alianza Panafricana de la Justicia Climática (PACJA) Confederación Sindical Internacional - África (CSI-Afrique)

Centro de Información del Desarrollo Alternativo (AIDC), África del Sur

Centro por Políticas Comerciales de Desarrollo (CTPD),

Respuesta Cívica de Zambia, Ghana

Red de Justicia Económica (RJE) de FOCCISA, África del Sur ENDA-SYSPRO, Senegal

Energía, Medio ambiente, Desarrollo (ENDA-Energía), el Senegal,

Acción en Derechos Ambientales de Nigeria

Sindicato General de Trabajadores Agrícolas del Congreso de Sindicatos de Ghana, Ghana

Red Global de África (GNA), África del Sur

Sindicato Nacional de Trabajadores de Malí (UNTM), Malí Pambazuka Noticias

Gestión Participativa, Manejo Ecológico del Territorio (PELUM), Lesotho

Asociación de Servicio Público, Zimbabwe

Iniciativa de Rehabilitación Rural de Rwanda (RWARRI), Rwanda

Sindicato Sudáfricano de Trabajadores Municipales,

Sudáfrica Coalición de Organizaciones no gubernamental Sudafricanas (SANGOCO), Sudáfrica

Sindicato de Trabajadores Sudafricanos del Transporte y Afines (SATAWU), Sudáfrica

Instituto de Información y negociación comercial del Sur y Este de África (SEATINI), Uganda

Red del Tercer Mundo-Africa (TWN-Af), Ghana

Grupo de Estrategia de Comercio (ETG), África del Sur

Grupo de Trabajo sobre el Cambio Climático, Camerún

Red del Cambio Climático de Zambia, Zambia

Asociación de Abogados del Medio Ambiente de Zimbabwe, (Zela), Zimbabwe

Versión No oficial al español de RMALC/A.V. 06-06-2011

[Gracias a Patrick Bond por compartirnos la versión original en inglés]



 

Le massacre du Haymarket (1886) et la vraie histoire du Premier Mai

Posté le 6 mai 2013 par PAPDA

Paysans du monde entier, unissez-vous !

Posté le 21 avril 2013 par PAPDA

Initiative du Mpp pour un mouvement patriotique, en support à un projet paysan de libération nationale

Posté le 25 mars 2013 par

Forum sur la justice sociale et environnement pour Haïti à l’approche du Sommet des Peuples Rio + 20.

Posté le 7 juin 2012 par

Les Mouvements paysans haïtiens se prononcent contre l’économie verte et pour une gestion responsable de notre environnement

Posté le 5 juin 2012 par

Encuentro en Defensa de los Bienes de la Naturaleza y en Solidaridad con el COPINH

Posté le 4 juin 2012 par PAPDA

Ce qui est en jeu à Rio+20

Posté le 23 mai 2012 par

Lo que está en juego en Río+20

Posté le 21 mai 2012 par PAPDA

Jubileo Sur Américas realiza seminario ‘Camino a Río+20 y más allá’ en Argentina

Posté le 30 mars 2012 par

Appel à l’action de Via Campesina

Posté le 27 mars 2012 par

 
 
 

Tous droits réservés © PAPDA 2005

URL ancien site (archives): www.rehred-haiti.net/membres/papda/ancien

Site réalisé par la PAPDA

Utilisation de SPIP, logiciel libre distribué sous license GPL

Hébergement chez Alternatives Canada


Enhance your browsing experience: Get Firefox